19/3/19

El título que quieras.

1825 noches, y algunos atardeceres más, en cada estrella yo te he visto, no he dejado de pensar en tu sonrisa, en tus letras, en tu memoria. Desde que hemos estado, nos hemos visto de lejos, o de cerca, pero siempre mirándonos, coexistiendo en el mismo universo. Hoy, vengo ante ti, con esto, que no he sabido plasmar o expresar de forma poética o correcta, me he sentado a escribirte, con el café en una mano y el lápiz en la otra.  Mi corazón aferrado, no acepta una noche más sin ti. Hurgo en mi memoria, y solo te hallo a ti, tan sublime, tan encantador, con esa envolvente forma de pensar; tú crees en los horóscopos, yo creo en la casualidad.

Trato y trato, vez tras vez de alejarme de tu nombre... Y lo único que he conseguido es imaginarte, a ti y a tu cabello oscuro cual noche en invierno, está haciendo frío ¿Coincidencia?, Imagino mis dedos enredándose en tus finos cabellos, con tu cabeza posada sobre mis piernas. Nada es lo que puedo exigir de ti para conmigo, y aún así he tenido la osadía de estar ante ti, expresando la desdicha de no poder detener tu sonrisa. Me pierdo en el inmenso vacío, que está tan lleno de ti. Lamento no poder darte las letras que te mereces, pero, por favor… vuelve.
UNLOCOCAFETERO © 2019