25.10.19

Casi acaba el mes y el año de paso. Ha pasado de todo, han disuelto el congreso y mis padres se han separado, aún no estan divorciados, pero presumo que lo estarán en algún momento. Este año hice prácticas pre profesionales en una municipalidad. Y la verdad fue una experiencia muy buena, aunque un poco mal pagada y exhausta. De cualquier forma pude cobrar lo que se supone que me correspondía por el trabajo que realicé, después de presionar y mover algunas influencias, claro. El único detalle es que no alcancé a completar el tramite de plan de prácticas, lo cual académicamente cuenta como si no hubiera hecho nada. Pero cobré, eso me reconforta.

De cualquier forma, ya no me apresuro, el tiempo es bueno con quien vive la vida a plenitud y decidí correr mi propia carrera, retarme a mi mismo y dejar de competir con logros ajenos, aún estoy joven y espero mantener así mi alma con el tiempo. Aunque las primeras señales de madurez llegaron y pude identificarlos, esto a causa de un artículo que leí. Supuestamente con el tiempo y el paso de los años, las personas que ingresan a la etapa de la madurez empiezan a dejar de buscar nuevos géneros musicales y nuevos talentos para definir ciertos gustos. Esa etapa de fijación ya la pasé y creo que de una forma espectacular, porque a estas alturas de mi vida se bien que tipo de música me gusta y ya no planeo buscar ni por aquí, ni por allá.

Mi madre me comentó que viajaremos a Lima el año que viene, a inicios para ser preciso. No me caería mal una escapada, comer unas algunas cosas ricas y disfrutar de la poca tranquilidad que ha llegado. Pienso que se vienen tiempos difíciles porque estamos en abundancia ahora mismo, como si de sentido común se tratase esta corazonada. Espero estar delgado o al menos presentable, como para no pasar pena al comprar ropa.

A todo esto, he estado comprando muchas cosas por internet, Aliexpress es lo máximo. Aprendi sobre un mini negocio rentable llamado dropshipping que consiste en importar para vender. Osea no es nada del otro mundo, solo que tiene un nombre genial y ya. Pero uno que otro truquito he tenido que aprenderlo de personas con mucha más experiencia. Sin embargo me ha ido bien. He comprado un teléfono costoso, para mi economía, y lo revendí obteniendo ganancias razonables. Me hice pedido también algunas correas para el reloj que mi madre me regaló por mi cumpleaños y un teléfono nuevo porque el que tengo de reemplazo es el que usaba hace años. La verdad no se como aún sirve, es una desgracia pero lo ocupo para seguir manteniendo el negocio a flote.



Comments are closed.